El movimiento del gigante

El movimiento de un barco en un puerto ofrece relaciones que hacen cambiar de escala el lugar. La altura de los bloques, que estáticos miran al gigante en movimiento, se antoja de la misma dimensión que el barco. Los pequeños remolcadores se hacen aún más pequeños, y aquel que mira la escena sólo parece caer en querer romper las directrices de lo común.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s